Bizcocho de calabaza

¡Muy buenas a todos ya  todas! Ya sé que llevo mucho tiempo sin escribir en el blog pero es que la falta de tiempo es el principal problema del primer mundo y … tampoco os voy a engañar, he estado un poco desconectadilla, sorry. Así que para compensaros os traigo una receta de bizcocho de calabaza que pega mucho ahora para la época. Mirar que pintaza tiene.

bizcocho de calabaza

 

¿Qué ingredientes necesito para hacer este bizcocho de calabaza y dejar a todo el mundo boquiabierto?

  • 300 g de calabaza. Puedes usar la que viene ya cocida en trozos o comprarla fresca y cocerla.
  • 4 huevos medianos.
  • 100 g de azúcar moreno. Veréis en otras recetas que se suele utilizar más azúcar pero no me parece muy necesario.
  • 300 g de harina integral.
  • 1 sobre de levadura.
  • 2 cditas de la mezcla de especias Pumpkin Spice. Y si no os queréis liar a hacerla podéis utilizar una cdita de canela, 1/4 de jengibre y 1/4 nuez moscada. Pero os aconsejo hacerla porque le da un toque increíble.
  • 150 g de frutos secos troceados al gusto. Yo he usado avellanas, nueces y almendras.
  • 75 g  de aceite de girasol.

¿Cuesta mucho hacer este bizcocho tan molón?

Pues no, es muy sencillo. Lo máximo es rallar la calabaza y … no sé, tampoco es para tanto ;). Os detallo la elaboración por pasos:

  1. Enciende el horno a unos 180º para que se vaya calentando.
  2. Si has optado por usar calabaza ya preparada solo tienes que batirla. Si no, tienes que pelar, cortar y hervir la calabaza hasta que esté blandita y batirla. Lo ideal es que quede la consistencia de un puré para que quede muy jugosa.
  3. En un cuenco aparte batimos los huevos con el azúcar y el aceite.
  4. A la mezcla anterior le añadimos la harina con la levadura e incorporamos la calabaza batida con la mezcla de especias.
  5. Añadimos los frutos secos y removemos muy bien para que queden bien repartidos.
  6. En un molde de silicona o si no tenéis, engrasáis uno normal (podéis usar el aceite de girasol para engrasarlo un poco) vertéis la masa y lo introducís en el horno durante 40 minutos.
  7. Para saber si el bizcocho está a punto basta con introducir un palillo en la masa y si sale casi seco (a mi personalmente me gusta que esté un pelín jugoso, no seco del todo) entonces sabréis que está listo.

¿Con qué podéis acompañarlo?

Pues aquí yo os diría que con una bola de helado de vainilla, un poco de crema, nata, un vaso de leche fresquita, un café calentito… las posibilidades son infinitas.

Un abrazo y espero que lo probéis pronto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *