Polos sin lactosa

Ya sé que aún queda un poco para que a muchos os apetezca tomar helados pero yo ya estoy viendo algo de sol y quiero adelantarme para que tengáis, antes de que llegue el verano, esta receta de polos sin lactosa.

polos sin lactosa

Estos polos son súper fáciles de hacer, muy ricos, son muy versátiles (admiten muchas variaciones en los ingredientes para poder hacerlos de sabores distintos) y no están hechos con productos lácteos, lo que a mi personalmente me viene fenomenal.

Antes de empezar, os quería comentar que yo utilizo estos moldes de polos, se desmoldan muy bien y ocupan muy poco en el congelador pero si ya tenéis algunos o preferís usar otros, perfecto.

Ingredientes necesarios para hacer estos polos sin lactosa:

Con estos ingredientes que os voy a indicar me salen unos 10 polos mas o menos pero esto dependerá mucho de los moldes que tengáis por lo que no os preocupéis mucho por esto porque si os sobra, lo ponéis en un tupper o en otro recipiente y listo.

  • 1 lata de leche de coco. La que yo compro es de Mercadona y tiene 400 ml. Utilizo la leche de coco porque no tiene lactosa y es muy grasa, lo que le da cremosidad al polo.
  • Frutas del bosque congeladas. En Mercadona o Lidl hay bolsas de fruta congelada que están bastante bien para hacer helados o batidos.
  • 1 tableta de chocolate negro para fundir de unos 200g.
  • Aceite de coco.

Elaboración.

Estos polos son bastante fáciles de hacer y ya veréis que ricos quedan. Vamos por pasos:

  1. En un bowl, vamos a echar la leche de coco (veréis que está dividida en una masa blanca súper pastosa y el agua de coco) y la fruta congelada. Batimos todo muy bien hasta que no queden grumos.
  2. Vertemos la mezcla en nuestros moldes de polos y los metemos en el congelador unas 10 horas. Yo lo hago por la noche y así por la mañana ya los tengo listos.
  3. Troceamos el chocolate negro y lo mezclamos en un cazo con un par de cucharadas de aceite de coco y lo fundimos bien. Podemos fundirlo al baño maría para evitar que se nos pegue o incluso en el microondas. Cada 10 segundos sacamos el bowl y removemos bien. Aquí utilizad el método que os sea más cómodo.
  4. Sacamos nuestros polos del congelador y los desmoldamos.

polos sin lactosa

Decoración de nuestros polos sin lacosa.

Aquí podemos dejarlos tal y como están o darles un baño de chocolate y toppings, os cuento como lo hago yo:

  1. Agarramos el polo del palo y lo ponemos boca abajo y con una cuchara, le vamos echando el chocolate fundido por encima. Aquí es muy importante ir girando el polo para cubrir todo de chocolate. Veremos como el chocolate que va sobrando va cayendo al bowl para que podamos seguir utilizándolo.
  2. Los apoyamos en una rejilla y le podemos echar por encima nuestro topping favorito. Yo he usado frutos secos, pero podéis usar trocitos de galleta, fideos de colores…¡lo que más os guste! Os aviso que el chocolate se solidifica al contacto con el polo por lo que tenéis que estar ágiles para echar vuestros toppings o no se agarrarán al chocolate. Es cuestión de pillarle el truco.
  3. Ahora ya los polos tienen su chocolate, sus toppings y ya podemos comernos el primero 🙂 Para conservar el resto yo suelo cortar un trozo de papel de horno y envolverlos uno por uno (así evito que se peguen entre ellos), los meto en un tupper o una bolsa para congelar y ¡al congelador!

Esta receta es genial porque es muy versátil y admite muchísimos cambios de ingredientes, por ejemplo, podéis sustituir los frutos rojos por plátano e incluir chips de chocolate. O también podéis incluir cacao en y hacerlos de chocolate directamente, o quizá Té Matcha..

Como veis hay muchas opciones así que dejar volar vuestra imaginación y disfrutad mucho con esta receta.

Si queréis probar mas recetas de helados, podéis verlas todas aquí.

¡Un abrazo muy fuerte!

polos sin lactosa

Brownie de zanahoria

Creo que quien haya echado un vistazo a mi blog puede deducir que me encanta el brownie en todas sus formas. Por eso, sigo probando nuevas recetas que me descubran nuevos tipos de brownies, deliciosos y originales. En este post os traigo la receta de un brownie de zanahoria la mar de jugoso.

brownie de zanahoria

 

Al principio desconfié un poco. Temía que las zanahorias ya fuesen lo bastante dulces y quedase demasiado empalagoso pero tengo que decir que menos mal que al final lo hice… ¡está buenísimo!

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer este brownie de zanahoria?

  • 300 g de zanahorias.
  • 250 g de chocolate negro para fundir.
  • 200 g de vuestra leche favorita. Yo he utilizado de soja.
  • 3 huevos.
  • 100 g de azúcar moreno.
  • 90 g de harina.
  • 1 cdita. de levadura.
  • Una pizca de sal.

¿Es muy complicado hacer este brownie?

Para nada, atrévete y verás lo sencillo que es. Vamos por pasos.

  1. Lo primero que haremos será pelar las zanahorias, cortarlas en trozos y cocerlas durante unos 20-25 minutos. Las trituramos y las reservamos a un lado.
  2. Después, en un cazo, fundimos el chocolate con la leche.
  3. En otro recipiente, batimos los huevos e incorporamos el chocolate derretido, lo removemos todo muy bien.
  4. A la mezcla anterior añadimos la harina, la levadura y la sal. removemos todo muy bien hasta que se integren todos los ingredientes.
  5. El último ingrediente a añadir va a ser el puré de zanahorias, lo vertemos en la mezcla anterior y removemos todo muy bien hasta que esté todo muy bien mezclado.
  6. Horneamos unos 30 minutos a 190º y ¡listo!, ya  tendremos nuestro delicioso brownie.

Esta receta la he sacado de la página de Lidl, tiene cosas muy chulas y suelo recurrir bastante a ella porque tiene diversas recetas sin lactosa que están bastante buenas y son muy fáciles de hacer.

Hace un tiempo me di cuenta de que, si incluía alguna verdura en la masa para brownie, éste quedaba muuuucho más jugoso. Así que aquí van:

Otras recetas de brownies con verduras y legumbres:

Éstos son algunos ejemplos de brownies curiosos y más saludables, tengo en mente algunas otras ideas que ya os contaré. De momento, espero que os atreváis con el brownie de zanahoria o con alguno de la lista.

Un abrazo a todos y que tengáis un buen día.

Vinagreta de miel y mostaza

La vinagreta de miel y mostaza es un aliño estupendo y sabroso no sólo para las ensaladas, sino que también combina muy bien con otro tipo de platos. Por ejemplo, podemos usarla con algún filete empanado de pollo, con un escalopín de ternera o con unas verduritas a la plancha bien ricas. A mi me encanta con la berenjena a la plancha.

Además, se prepara con pocos ingredientes y dura un montón si lo conservamos en la nevera, así que podéis preparar un tarro y no tenéis por qué consumirlo muy rápido.

vinagreta de miel y mostaza

¿Qué ingredientes necesitamos para preparar nuestro aliño de miel y mostaza?

  • Una cucharada de mostaza de Dijon o alguna mostaza un pelín picante que tengáis.
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Zumo de limón recién exprimido: 2 cucharadas.
  • 1 cucharada de miel.
  • Vinagre de arroz: una cucharada. A mi me gusta mucho cómo queda esta receta con vinagre de arroz pero podéis probar a hacerla con vinagre blanco normal.
  • Pimienta y sal al gusto.

Elaboración del aliño de miel y mostaza.

  1. El primer paso es derretir la miel en el microondas. La pondremos a temperatura baja unos segundos hasta que quede líquida.
  2. Después añadimos el resto de ingredientes (salvo el aceite) y los mezclamos todos muy bien.
  3. Por último, añadimos el aceite de oliva y removemos bien hasta que se integre con el resto de la salsa.

¡Y ya está! Fácil, ¿verdad? Ahora solo tenemos que ponerlo en un bote de cristal y conservarlo en la nevera.

Recetas a las que este aliño les pega muchísimo.

Y éstas son solo algunas  ideas, espero que se os ocurran muchas más y me las contéis.

Un abrazo.

Macarons de chocolate

En este post os dejo una receta de macarons de chocolate súper deliciosos. Los macarons son estos dulces de origen francés que parece una especie de mini sandwich redondo dulce y relleno de alguna crema. Son un postre muy fino y seguro que quedaréis genial si lo compartís con vuestros amigos y familiares ;).

macaron de chocolate

Sé que parece complicado de hacer pero es más sencillo de lo que imagináis. Si os tengo que decir que os pongáis con esta receta un día que tengáis tiempo porque es bastante entretenida, así que tened mucha paciencia y espero que los disfrutéis mucho 🙂

 

Ingredientes necesarios para hacer estos macarons de chocolate.

Para las tapas del macaron:

  • 140 g de claras de huevo a temperatura ambiente. Puedes utilizar unos 5 huevos separando las yemas (no tires las yemas, las puedes utilizar en otras recetas).
  • 260 g de azúcar glass.
  • 160 g de harina de almendra. Es básicamente almendra molida, yo compro la de Mercadona y sale bastante bien.
  • 25 g de chocolate en polvo. Yo utilizo el chocolate desgrasado de la marca Valor.
  • 40 g de azúcar blanco.

Para el relleno de chocolate:

  • 200 g de nata liquida 35% materia grasa.
  • 200 g de chocolate para fundir. Aquí podéis utilizar uno negro o con leche, el que más os guste.

 

Elaboración de estos deliciosos macarons de chocolate.

Relleno de chocolate:

Yo lo primero que hago es el relleno, así lo dejo reposando y le doy tiempo a que coja cuerpo para que sea más manejable.

  1. Empezaremos poniendo la nata en un cazo a fuego medio y lo dejamos hasta que empiece a hervir.
  2. Mientras tanto, troceamos el chocolate y lo añadimos a la nata, removiendo hasta que se funda por completo.
  3. Una vez esté el chocolate bien fundido con la nata, lo apartamos y lo dejamos reposar a temperatura ambiente y cuando se haya templado lo meteremos en la nevera.

Tapas del macaron:

Ahora vamos a trabajar los ingredientes que componen las tapas de los macarons (lo que viene siendo la masa que va a un lado y otro del relleno y que hacen que parezca un mini sandwich redondo).

  1. Para empezar, mezclaremos el azúcar glass y el cacao y lo tamizaremos juntos una vez.
  2. Después, tamizaremos por separado la harina de almendra o la almendra molida un par de veces.
  3. A continuación, tamizaremos el azúcar glass, el cacao y la harina de almendra todo junto un par de veces mas. El secreto de un buen macaron es tamizar mucho sus ingredientes secos.
  4. Lo siguiente es hacer el merengue: montamos las claras a punto de nieve y cuando vayan cogiendo forma les añadiremos el azúcar blanco. Un truco para saber que está listo es dar la vuelta al bowl y comprobar que no se vuelca.
  5. Ahora llega el momento del macaronage, juntaremos los ingredientes secos (la harina de almendra, el azúcar glass y el cacao tamizados) con el merengue. Lo haremos poco a poco y con movimientos envolventes hasta que tengamos todos los ingredientes bien mezclados.

Hornear y rellenar nuestros macarons:

Vamos a preparar todo lo necesario para empezar a hornear nuestros macarons. Ten a mano una plantilla para macarons (yo utilizo papel de horno y le dibujo con un rollo de celo unos círculos. Suelo hacer varias plantillas de unos 12 círculos e intento que estén bien separados unos de otros) y una manga pastelera con una boquilla redonda normal (aquí meteremos la mezcla que hemos hecho en el punto 5).

  1. Rellenamos los círculos de nuestra plantilla con la manga pastelera, intentando que no llegue a cubrir los bordes y los dejamos reposar una hora y media hasta que la superficie esté durita. Este es un paso clave que no podemos saltarnos.
  2. Después hornearemos nuestros macarons a 150º C unos 12 minutos. Podrás comprobar que suben un poquito.
  3. A continuación, los sacaremos y los dejaremos reposar un poco en la bandeja y luego, sin despegarlos del papel de horno, los moveremos a la rejilla para que terminen de enfriarse. macaron de chocolate reposando
  4. Ahora rellenamos una manga pastelera (podéis utilizar una boquilla con el dibujo que os guste) con la crema de chocolate que hicimos al principio, y con muuuucho cuidado cogeremos una tapa del macaron y pondremos sobre ella la crema de chocolate haciendo movimientos circulares. Luego tapamos el macaron y ¡listo para disfrutar!

Y esta es la receta para hacer macarons de chocolate. Ya habéis visto que requiere tiempo y paciencia pero el resultado merece mucho la pena.También os cuento que la he sacado de este blog. Tiene unas recetas chulísimas que quedan deliciosas. Os lo recomiendo 100%.

Espero que os animéis a hacer esta receta y que os guste mucho.

Un abrazo.

macaron de chocolate listos

Batido de avena, fresas y plátano

Con este batido de avena fresas y plátano tendréis el chute de energía que seguro que necesitáis por las mañanas (o al menos yo si jeje). He intentado combinar varios ingredientes muy energéticos y saludables para hacer un desayuno muy completo además de delicioso.

batido de avena

Normalmente con un batido de estos yo ya tengo suficiente hasta media mañana pero aquí depende mucho de lo que estéis acostumbrados a comer. También lo he hecho sin lactosa ya que a mi no me sienta especialmente bien, pero podéis utilizar la leche que prefiráis.

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer este batido de avena, fresas y plátano?

Para un batido necesitaremos las siguientes cantidades. :

  • Medio plátano maduro.
  • Un par de fresas maduras.
  • 1 vaso de leche de arroz (ya os digo que lo he hecho así por la lactosa y porque es más ligero pero podéis usar la leche que queráis).
  • 2 cucharadas de copos de avena. Yo utilizo los copos de avena de Mercadona.
  • 1 cucharadita de mantequilla de cacahuete. Aquí tenéis una receta por si queréis hacerla en casa. Si no, hay una en Mercadona que está hecha 100% de cacahuetes, sin azúcar, ni grasas añadidas, etc. Yo la he probado y está genial en cuanto al sabor, valores nutricionales, precio y cantidad.

Elaboración:

  1. Pelamos y troceamos el plátano junto a las fresas y lo juntamos junto con la leche, la avena y la mantequilla de cacahuete en un vaso de batidora o en cualquier recipiente.
  2. Lo batimos todo bien hasta que no queden trozos o grumos.
  3. ¡Disfrútalo en tu jarra favorita!

Si no os gustan las fresas o el plátano podéis cambiarlo por otras frutas que no sean cítricas, ya sabéis que las naranjas o las mandarinas no se llevan muy bien con la leche. Por ejemplo, podéis añadirle frambuesas, arándanos, manzana, pera.. son solo algunas ideas.

Espero que lo probéis pronto y os guste mucho.

Un abrazo muy fuerte a todos.

 

Albóndigas de lentejas

No habéis leído mal, son albóndigas de lentejas. Ya sabéis todas las propiedades súper buenas que tienen estas legumbres (ricas en proteínas, hierro, zinc, potasio, calcio, etc.) y lo ricas que están. Ya sea en guiso, en ensalada, hamburguesas y por qué no.. albóndigas. Mirad qué pinta más buena tienen.

albondigas de lentejas

 

¿Qué ingredientes necesito para preparar estas riquísimas albóndigas de lentejas?

Para unas 20-25 unidades necesitaremos:

  • 200 g de lentejas.
  • Una zanahoria.
  • 1/2 puerro.
  • Un huevo.
  • 2 cdas de harina.
  • 6 o 7 cdas de pan rallado.
  • Sal.
  • 1 cdita rasa de curry en polvo.
  • Una cdita rasa de especias cajún.

 

Elaboración:

  1. Lo primero de todo es dejar las lentejas en remojo unas 4 horas. Una vez pasado este tiempo, las ponemos a hervir unos 25 minutos. Seguro que también podéis hacerlas con lentejas de conserva, yo no lo he probado pero no tardaré mucho en hacerlo.
  2. Una vez estén blanditas, las escurrimos bien y las apartamos.
  3. Rallamos la zanahoria y picamos el puerro y lo sofreímos un poquito.
  4. Mezclamos el sofrito con las lentejas y el huevo y batimos muy bien.
  5. Añadimos las especias y la harina y removemos todo muy bien hasta que esté bien mezclado.
  6. A esta masa le añadimos el pan rallado, removemos bien y empezamos a hacer bolitas.
  7. Freímos las bolitas con un poquito de aceite de oliva y listo.

Yo en la imagen las acompaño con cintas de albahaca y ajo y salsa de tomate casera, pero podéis acompañarlas con arroz, patata cocida, otras verduras, algo de carne, etc. Lo bueno de este plato es que admite muchas combinaciones, probad con varias cosillas y podéis incorporarlas a vuestro menú semanal. Yo por ejemplo, al menos una vez cada dos semanas, me llevo al trabajo un tupper con albóndigas de lentejas con pasta y tomate, me encanta esta combinación.

Además, como salen bastantes, las podéis congelar y cuando os apetezcan solo tenéis que sacarlas unas horas antes y preparar el acompañamiento.

Si os gustan las legumbres pero no os apetece mucho liaros a hacer guisos, podéis hacerlas en forma de hamburguesas, como por ejemplo, estas hamburguesas de garbanzos y pistachos que están buenísimas y son muy originales.

Espero que probéis la receta y que os gusten mucho.

¡Un abrazo!

Bizcocho de calabaza

¡Muy buenas a todos ya  todas! Ya sé que llevo mucho tiempo sin escribir en el blog pero es que la falta de tiempo es el principal problema del primer mundo y … tampoco os voy a engañar, he estado un poco desconectadilla, sorry. Así que para compensaros os traigo una receta de bizcocho de calabaza que pega mucho ahora para la época. Mirar que pintaza tiene.

bizcocho de calabaza

 

¿Qué ingredientes necesito para hacer este bizcocho de calabaza y dejar a todo el mundo boquiabierto?

  • 300 g de calabaza. Puedes usar la que viene ya cocida en trozos o comprarla fresca y cocerla.
  • 4 huevos medianos.
  • 100 g de azúcar moreno. Veréis en otras recetas que se suele utilizar más azúcar pero no me parece muy necesario.
  • 300 g de harina integral.
  • 1 sobre de levadura.
  • 2 cditas de la mezcla de especias Pumpkin Spice. Y si no os queréis liar a hacerla podéis utilizar una cdita de canela, 1/4 de jengibre y 1/4 nuez moscada. Pero os aconsejo hacerla porque le da un toque increíble.
  • 150 g de frutos secos troceados al gusto. Yo he usado avellanas, nueces y almendras.
  • 75 g  de aceite de girasol.

¿Cuesta mucho hacer este bizcocho tan molón?

Pues no, es muy sencillo. Lo máximo es rallar la calabaza y … no sé, tampoco es para tanto ;). Os detallo la elaboración por pasos:

  1. Enciende el horno a unos 180º para que se vaya calentando.
  2. Si has optado por usar calabaza ya preparada solo tienes que batirla. Si no, tienes que pelar, cortar y hervir la calabaza hasta que esté blandita y batirla. Lo ideal es que quede la consistencia de un puré para que quede muy jugosa.
  3. En un cuenco aparte batimos los huevos con el azúcar y el aceite.
  4. A la mezcla anterior le añadimos la harina con la levadura e incorporamos la calabaza batida con la mezcla de especias.
  5. Añadimos los frutos secos y removemos muy bien para que queden bien repartidos.
  6. En un molde de silicona o si no tenéis, engrasáis uno normal (podéis usar el aceite de girasol para engrasarlo un poco) vertéis la masa y lo introducís en el horno durante 40 minutos.
  7. Para saber si el bizcocho está a punto basta con introducir un palillo en la masa y si sale casi seco (a mi personalmente me gusta que esté un pelín jugoso, no seco del todo) entonces sabréis que está listo.

¿Con qué podéis acompañarlo?

Pues aquí yo os diría que con una bola de helado de vainilla, un poco de crema, nata, un vaso de leche fresquita, un café calentito… las posibilidades son infinitas.

Un abrazo y espero que lo probéis pronto.

 

Gazpacho de remolacha

De los creadores de… hamburguesa de remolacha y croquetas de remolacha.. (si, tengo mucha y tengo que hacer algo con ella) llega un riquísimo y fresquito gazpacho de remolacha, una receta ideal (como el nombre de mi blog indica) para estar bien hidratados en verano y llenos de nutrientes y vitaminas.

Ya sabéis que la remolacha tiene un sabor peculiar, como a tierra, por lo que intentaremos mantener su esencia pero sin pasarnos. Si no sois muy fans de la remolacha, os imploro que le deis una oportunidad. Es una receta muy original y sencilla, así que no os llevará mucho tiempo y seguro que sorprenderéis a vuestros comensales (amigos, familia, vosotros mismos… que hay que darse un capricho).

gazpacho de remolacha

¿Qué ingredientes necesitamos para nuestro gazpacho de remolacha?

Para unas 5 o 6 raciones.

  • 1 kilo de tomates bien maduros o en su defecto ( y aquí os desvelo un truqui) una lata de tomates pelados en conserva. Vienen bien cuando no encuentras los tomates que quieres o cuando estás un poco vago.
  • Una remolacha cocida pequeña. No uso más por lo que os comentaba anteriormente del sabor a tierra. Un poquito está bien, pero mucho… probadlo vosotros mismos.
  • 1 pepino.
  • El zumo de medio limón.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1/2 cebolla pequeña.
  • Un chorro de aceite de oliva,
  • Sal.
  • Comino. Yo lo añado porque me encanta pero si no os va mucho podéis prescindir de él.

 

Y, ¿cómo se prepara el gazpacho de remolacha?

Pues dificultad, lo que es dificultad no tiene… sólo tenéis que pelar y trocear las verduras (en el caso de tener tomates frescos os llevará un poco más de tiempo), meter todos los ingredientes en una cacerola, cuenco, batidora de vaso… lo que tengáis y triturarlos hasta que no queden grumos. Yo echaría el aceite, la sal y el comino lo último para ir probando el sabor e ir rectificando según me vaya gustando.

Lo podéis servir de acompañamiento a otros platos o como comida de media mañana o media tarde. No solemos comer muchas verduras entre las comidas más principales pero os lo aconsejo encarecidamente, ya que así nos llenamos de nutrientes, estaremos más saciados y llegaremos sin tanto hambre a la comida o la cena.

¡¡Un abrazo a tod@s!!

Croquetas de remolacha y queso de cabra

Si queréis acertar con un plato ya sabéis que las croquetas son caballo ganador y si encima tienen un color rosa precioso mucho más. Vuestros invitados van a alucinar. Hoy os traigo una receta de croquetas de remolacha y queso de cabra ¡os van a encantar!

Además de ser rica en ácido fólico, vitaminas C y B, potasio y hierro, tiene un color increíble que quedará genial en todos tus platos.

croquetas de remolacha y queso de cabra

Ingredientes para nuestras croquetas de remolacha y queso de cabra:

  • 1 remolacha pequeña cocida.
  • 75 g de queso de cabra.
  • 1 trocito de cebolla picada.
  • 1/2 litro de leche.
  • 75 g de harina.
  • 50 g de mantequilla.
  • Sal.
  • 2 huevos.
  • Pan rallado.

Elaboración de las croquetas de remolacha y queso de cabra:

Para unas 15-18 croquetas (dependiendo siempre del tamaño).
1. Lo primero que haremos será rallar la remolacha y colocarla en un paño. La estrujamos bien para quitarle todo el agua que podamos. La remolacha es un 80% agua así que si no hacemos este paso previo nos va a quedar una bechamel aguada.

2. Después, tenemos que freír la cebolla picada con las hasta que esté tierna y la reservamos a un lado para hacer la bechamel.

3. Ponemos a calentar en un cazo la mantequilla hasta que se derrita y añadimos una pizca de sal y la harina. Le damos unas vueltas hasta que esté un pelín dorada.

4. Añadimos la leche y empezamos a remover hasta que no queden grumos y nos quede una crema espesa.

5.  Añadimos la remolacha rallada y escurrida y el queso de cabra y removemos muy bien hasta que esté todo perfectamente integrado y el queso derretido.

6. Cuando la masa ya no se quede pegada a la cazuela, será el indicador para saber que la masa está lista. Sacamos la masa y la ponemos en un plato llano para que se enfríe antes.

7. Cuando la masa esté fría, vamos cogiendo pequeñas bolitas y las vamos dando forma de croqueta, las pasamos por el huevo previamente batido y las empanamos una a una.

8. Freímos nuestras croquetas en aceite hasta que estén bien doraditas. A mi me gusta freírlas a fuego medio, así se quedan doradas y evitamos que se quemen.

¿Qué me decís? Seguro que ya estáis pensando en hacerlas 😉

 

Hamburguesa de remolacha

Siguiendo con la moda de las hamburguesas vegetales, que más que una moda está siendo mi mantra para meter la verdura «a la descui» como pueda en mis platos, hoy os traigo una deliciosa hamburguesa de remolacha.

La remolacha no solo tiene un sabor peculiar a tierra (no por esto dejéis de probarla por favor!!) sino que además es una fuente increíble de nutrientes: ácido fólico, vitamina D, potasio….contiene mucha agua y pocas calorías. Además, tiene un color precioso que hará que nuestros platos queden alucinantes.

hamburguesa de remolacha

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer nuestra hamburguesa de remolacha?

Para unas 4 unidades necesitaremos:

  • 1 remolacha cocida.
  • 50 g de arroz, yo uso integral.
  • 1/2 cebolla o cebolleta lo que prefiráis. La cebolla es más picante y la cebolleta más dulce.
  • 30 g de almendras crudas.
  • 1 huevo.
  • 2 cucharadas de pan rallado.
  • sal.
  • aceite.

Elaboración:

  1. Cocemos el arroz con agua y sal. Si usamos arroz integral recordad que necesitaremos más agua y más tiempo de cocción.
  2. Rallamos la remolacha y la mezclamos con el arroz ya cocido.
  3. Picamos las almendras crudas y la cebolla, batimos el huevo y junto con el pan rallado, añadimos todo a la mezcla anterior.
  4. Mezclamos todo bien, hacemos las bolitas y las aplastamos para darle forma de hamburguesa.
  5. En una sartén, ponemos un poquito de aceite de oliva y cocinamos las hamburguesas por ambos lados.
  6. Ponemos la hamburguesa entre dos panes con nuestros ingredientes favoritos: lechuga, tomate, guacamole casero, mango, champiñones, tomate seco…en fin, lo que queráis.

Con estas hamburguesas vais a quedar como unos auténticos cocinillas. Además sorprenderéis a vuestros colegas veganos que siempre os critican tanto con la comida XD.

Además, es una comida muy fácil de congelar y tirar de ella cuando lo necesitéis. Basta con hacer todas las hamburguesas, dejarlas enfriar y congelarlas. Lo que yo suelo hacer es ponerles un papel de horno por ambos lados de la hamburguesa para que no se peguen con las otras y así poder sacar sólo las que necesito.

También podéis jugar con los colores de este plato, yo en la imagen he utilizado el guacamole, no sólo porque me encanta sino porque le da un toque increíble y dejó flipado a más de uno en una cena.

Y dejando lo más importante para el final, es una forma estupenda de incorporar las verduras a nuestros platos favoritos. ¡Animaos a hacerlas, seguro que no os arrepentís!