Salsa de remolacha

Muy buenas a todos. Hoy os traigo una receta de salsa de remolacha deliciosa y perfecta para utilizar en hamburguesas, bases de pizza, sandwiches, tostas, etc.

salsa de remolacha

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer esta salsa de remolacha?

  • 1 remolacha cocida pequeña.
  • Media cebolla.
  • 1 cda de azúcar.
  • Una pizca de sal.
  • 1 pizca de pimienta.
  • Canela, una pizca.
  • 2 cdas de vinagre de manzana.
  • Un chorrito de aceite de oliva.

Elaboración.

  1. En un cazo ponemos a calentar el aceite de oliva a fuego medio alto.
  2. Troceamos la remolacha y la cebolla y las freimos.
  3. Añadimos la sal, el azúcar, la primienta, la canela y el vinagre.
  4. Bajamos el fuego a potencia media y removemos todo bien durante 20 minutos. No te olvides de moverlo constantemente para que no se pegue.
  5. Cuando esté listo pasamos todos los ingredientes por la batidora y batimos bien hasta obtener una masa homogénea.
  6. Dejamos reposar hasta que se temple y ya estaría listo para servir.

Esta receta de momento la he probado: como salsa en una hamburguesa vegetal (podéis verlo en la foto), como salsa base de pizza (acompañado de queso de cabra, anchoas y champiñones) y en un sandwich con queso de cabra y frambuesas.

Además, la remolacha aporta un color rosa espectacular que le da un toque increíblemente original a todos los platos. Es el ingrediente perfecto para sorprender a vuestros invitados.

Otras recetas con remolacha

Espero que os guste mucho.

Un abrazo a todos.

Mousse de fresas

Muy buenas a todos. Espero que estéis genial. Hoy os traigo una receta de mousse de fresas muy fácil de hacer, muy ligera y muy rica.

Además, como ya sabéis, las fresas se estropean rápido y esta receta viene genial  para aprovecharlas. Así que animaos a hacerla, ya veréis que rica.

mousse de fresas

 

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer esta mousse de fresas?

Solo necesitamos 3 ingredientes para hacer este postre tan bueno. Para 4 porciones necesitaremos:

  • 4 huevos.
  • 200 g de fresas.
  • 2 cditas de azúcar.

Elaboración:

Es muy fácil, todo es ponerse, ya veréis.

  1. Lavamos las fresas, le quitamos las hojas, las troceamos y las batimos muy muy bien con una batidora de mano.
  2. Separamos las claras de las yemas. Dejamos las claras en un cuenco y las yemas en otro más grande.
  3. Añadimos el azúcar a las yemas, batiendo muy bien hasta que el azúcar se disuelva.
  4. Añadimos a las yemas, las fresas batidas y removemos muy bien hasta que quede una masa homogénea.
  5. Batimos las claras a punto de nieve. Yo lo hago con una batidora de varillas pero si os veis fuertes podéis hacerlo a mano con un tenedor. Sé que es posible porque he visto hacerlo pero se requiere mucho esfuerzo y tiempo. Sabréis que están listas cuando podáis volcar el cuenco y no se muevan las claras.
  6. Incorporamos poco a poco las claras a punto de nieve a nuestra mezcla de fresas y yemas con azúcar. Yo voy cogiendo las claras con una cuchara sopera y poco a poco y con movimientos envolventes voy mezclándola con la otra mezcla.
  7. Repartimos la mezcla en 4 recipientes y los metemos en la nevera unas 4 o 5 horas.

Y después de ese tiempo ya tendríamos una mousse de fresas lista para disfrutar. Si os apetece, podéis ponerle unas fresas troceadas por encima, o batir algunas fresas más y ponerlas de base antes de la mousse, de esta manera tendremos una primera capa de fresas batidas y después nuestra mousse. También podéis decorarlo con un poco de cacao en polvo o unas virutas de chocolate blanco.

También os dejo otras recetas de mousse de chocolate y mousse de chocolate blanco.

¡Espero que os guste!

Compota de manzana

La compota de manzana es un postre que al principio no es lo primero que elegirías de una carta de postres. Sin embargo, cuando veas lo fácil que es de hacer, lo rica que está y cómo se puede combinar, seguro que te pica el gusanillo. A mi abuela le encanta porque es súper fácil de comer y también puede ser una muy buena opción para los más peques de la casa. Pero por favor, no os quedéis solo con esos dos públicos y probadla vosotros también, seguro que os sorprende. no tenéis más que mirar la buena pinta que tiene ésta.

compota de manzana

 

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer nuestra compota de manzana?

Pues para hacer un bote mediano, yo suelo rellenar el típico bote de cristal de los garbanzos, necesitamos:

  • 5 manzanas amarillas.
  • 1 cdita. de miel o si la queréis 0% azúcar, podéis prescindir de todo tipo de endulzante.
  • Una cdita. de zumo de limón.
  • 1/2 cdita. de canela molida.

Elaboración:

  1. Lo primero que haremos será pelar y trocear las manzanas.
  2. En un cazo, echamos los trozos de manzanas y las cubrimos con agua.
  3. Cuando empiece a hervir, echamos la canela, el limón y la miel y removemos bien hasta disolver todo.
  4. Después de unos 10-15 minutos, pinchamos la manzana y si está blandita la retiramos del fuego.
  5. Vamos a retirar el exceso de agua y nos vamos a quedar con la manzana y muy poquita agua, (1/3 de taza está bien).
  6. Trituramos la manzana ya blandita con las especias y ese poquito de agua que hemos dejado y ya podemos envasarla.

A mi me encanta acompañarla con un yogurt griego y algunas nueces. Ponemos en un cuenco un yogurt griego como base, luego la compota un poquito caliente y como topping las nueces. El contraste de ingredientes fríos y calientes y amargos (como el yogurt) y dulce está muy, pero que mu bueno.

Y esto es todo, espero que os animéis a probarla y que os guste mucho.

¡Un abrazo!

Albóndigas de lentejas

No habéis leído mal, son albóndigas de lentejas. Ya sabéis todas las propiedades súper buenas que tienen estas legumbres (ricas en proteínas, hierro, zinc, potasio, calcio, etc.) y lo ricas que están. Ya sea en guiso, en ensalada, hamburguesas y por qué no.. albóndigas. Mirad qué pinta más buena tienen.

albondigas de lentejas

 

¿Qué ingredientes necesito para preparar estas riquísimas albóndigas de lentejas?

Para unas 20-25 unidades necesitaremos:

  • 200 g de lentejas.
  • Una zanahoria.
  • 1/2 puerro.
  • Un huevo.
  • 2 cdas de harina.
  • 6 o 7 cdas de pan rallado.
  • Sal.
  • 1 cdita rasa de curry en polvo.
  • Una cdita rasa de especias cajún.

 

Elaboración:

  1. Lo primero de todo es dejar las lentejas en remojo unas 4 horas. Una vez pasado este tiempo, las ponemos a hervir unos 25 minutos. Seguro que también podéis hacerlas con lentejas de conserva, yo no lo he probado pero no tardaré mucho en hacerlo.
  2. Una vez estén blanditas, las escurrimos bien y las apartamos.
  3. Rallamos la zanahoria y picamos el puerro y lo sofreímos un poquito.
  4. Mezclamos el sofrito con las lentejas y el huevo y batimos muy bien.
  5. Añadimos las especias y la harina y removemos todo muy bien hasta que esté bien mezclado.
  6. A esta masa le añadimos el pan rallado, removemos bien y empezamos a hacer bolitas.
  7. Freímos las bolitas con un poquito de aceite de oliva y listo.

Yo en la imagen las acompaño con cintas de albahaca y ajo y salsa de tomate casera, pero podéis acompañarlas con arroz, patata cocida, otras verduras, algo de carne, etc. Lo bueno de este plato es que admite muchas combinaciones, probad con varias cosillas y podéis incorporarlas a vuestro menú semanal. Yo por ejemplo, al menos una vez cada dos semanas, me llevo al trabajo un tupper con albóndigas de lentejas con pasta y tomate, me encanta esta combinación.

Además, como salen bastantes, las podéis congelar y cuando os apetezcan solo tenéis que sacarlas unas horas antes y preparar el acompañamiento.

Si os gustan las legumbres pero no os apetece mucho liaros a hacer guisos, podéis hacerlas en forma de hamburguesas, como por ejemplo, estas hamburguesas de garbanzos y pistachos que están buenísimas y son muy originales.

Espero que probéis la receta y que os gusten mucho.

¡Un abrazo!

Bizcocho de calabaza

¡Muy buenas a todos ya  todas! Ya sé que llevo mucho tiempo sin escribir en el blog pero es que la falta de tiempo es el principal problema del primer mundo y … tampoco os voy a engañar, he estado un poco desconectadilla, sorry. Así que para compensaros os traigo una receta de bizcocho de calabaza que pega mucho ahora para la época. Mirar que pintaza tiene.

bizcocho de calabaza

 

¿Qué ingredientes necesito para hacer este bizcocho de calabaza y dejar a todo el mundo boquiabierto?

  • 300 g de calabaza. Puedes usar la que viene ya cocida en trozos o comprarla fresca y cocerla.
  • 4 huevos medianos.
  • 100 g de azúcar moreno. Veréis en otras recetas que se suele utilizar más azúcar pero no me parece muy necesario.
  • 300 g de harina integral.
  • 1 sobre de levadura.
  • 2 cditas de la mezcla de especias Pumpkin Spice. Y si no os queréis liar a hacerla podéis utilizar una cdita de canela, 1/4 de jengibre y 1/4 nuez moscada. Pero os aconsejo hacerla porque le da un toque increíble.
  • 150 g de frutos secos troceados al gusto. Yo he usado avellanas, nueces y almendras.
  • 75 g  de aceite de girasol.

¿Cuesta mucho hacer este bizcocho tan molón?

Pues no, es muy sencillo. Lo máximo es rallar la calabaza y … no sé, tampoco es para tanto ;). Os detallo la elaboración por pasos:

  1. Enciende el horno a unos 180º para que se vaya calentando.
  2. Si has optado por usar calabaza ya preparada solo tienes que batirla. Si no, tienes que pelar, cortar y hervir la calabaza hasta que esté blandita y batirla. Lo ideal es que quede la consistencia de un puré para que quede muy jugosa.
  3. En un cuenco aparte batimos los huevos con el azúcar y el aceite.
  4. A la mezcla anterior le añadimos la harina con la levadura e incorporamos la calabaza batida con la mezcla de especias.
  5. Añadimos los frutos secos y removemos muy bien para que queden bien repartidos.
  6. En un molde de silicona o si no tenéis, engrasáis uno normal (podéis usar el aceite de girasol para engrasarlo un poco) vertéis la masa y lo introducís en el horno durante 40 minutos.
  7. Para saber si el bizcocho está a punto basta con introducir un palillo en la masa y si sale casi seco (a mi personalmente me gusta que esté un pelín jugoso, no seco del todo) entonces sabréis que está listo.

¿Con qué podéis acompañarlo?

Pues aquí yo os diría que con una bola de helado de vainilla, un poco de crema, nata, un vaso de leche fresquita, un café calentito… las posibilidades son infinitas.

Un abrazo y espero que lo probéis pronto.

 

Gazpacho de remolacha

De los creadores de… hamburguesa de remolacha y croquetas de remolacha.. (si, tengo mucha y tengo que hacer algo con ella) llega un riquísimo y fresquito gazpacho de remolacha, una receta ideal (como el nombre de mi blog indica) para estar bien hidratados en verano y llenos de nutrientes y vitaminas.

Ya sabéis que la remolacha tiene un sabor peculiar, como a tierra, por lo que intentaremos mantener su esencia pero sin pasarnos. Si no sois muy fans de la remolacha, os imploro que le deis una oportunidad. Es una receta muy original y sencilla, así que no os llevará mucho tiempo y seguro que sorprenderéis a vuestros comensales (amigos, familia, vosotros mismos… que hay que darse un capricho).

gazpacho de remolacha

¿Qué ingredientes necesitamos para nuestro gazpacho de remolacha?

Para unas 5 o 6 raciones.

  • 1 kilo de tomates bien maduros o en su defecto ( y aquí os desvelo un truqui) una lata de tomates pelados en conserva. Vienen bien cuando no encuentras los tomates que quieres o cuando estás un poco vago.
  • Una remolacha cocida pequeña. No uso más por lo que os comentaba anteriormente del sabor a tierra. Un poquito está bien, pero mucho… probadlo vosotros mismos.
  • 1 pepino.
  • El zumo de medio limón.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1/2 cebolla pequeña.
  • Un chorro de aceite de oliva,
  • Sal.
  • Comino. Yo lo añado porque me encanta pero si no os va mucho podéis prescindir de él.

 

Y, ¿cómo se prepara el gazpacho de remolacha?

Pues dificultad, lo que es dificultad no tiene… sólo tenéis que pelar y trocear las verduras (en el caso de tener tomates frescos os llevará un poco más de tiempo), meter todos los ingredientes en una cacerola, cuenco, batidora de vaso… lo que tengáis y triturarlos hasta que no queden grumos. Yo echaría el aceite, la sal y el comino lo último para ir probando el sabor e ir rectificando según me vaya gustando.

Lo podéis servir de acompañamiento a otros platos o como comida de media mañana o media tarde. No solemos comer muchas verduras entre las comidas más principales pero os lo aconsejo encarecidamente, ya que así nos llenamos de nutrientes, estaremos más saciados y llegaremos sin tanto hambre a la comida o la cena.

¡¡Un abrazo a tod@s!!

Hamburguesa de remolacha

Siguiendo con la moda de las hamburguesas vegetales, que más que una moda está siendo mi mantra para meter la verdura «a la descui» como pueda en mis platos, hoy os traigo una deliciosa hamburguesa de remolacha.

La remolacha no solo tiene un sabor peculiar a tierra (no por esto dejéis de probarla por favor!!) sino que además es una fuente increíble de nutrientes: ácido fólico, vitamina D, potasio….contiene mucha agua y pocas calorías. Además, tiene un color precioso que hará que nuestros platos queden alucinantes.

hamburguesa de remolacha

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer nuestra hamburguesa de remolacha?

Para unas 4 unidades necesitaremos:

  • 1 remolacha cocida.
  • 50 g de arroz, yo uso integral.
  • 1/2 cebolla o cebolleta lo que prefiráis. La cebolla es más picante y la cebolleta más dulce.
  • 30 g de almendras crudas.
  • 1 huevo.
  • 2 cucharadas de pan rallado.
  • sal.
  • aceite.

Elaboración:

  1. Cocemos el arroz con agua y sal. Si usamos arroz integral recordad que necesitaremos más agua y más tiempo de cocción.
  2. Rallamos la remolacha y la mezclamos con el arroz ya cocido.
  3. Picamos las almendras crudas y la cebolla, batimos el huevo y junto con el pan rallado, añadimos todo a la mezcla anterior.
  4. Mezclamos todo bien, hacemos las bolitas y las aplastamos para darle forma de hamburguesa.
  5. En una sartén, ponemos un poquito de aceite de oliva y cocinamos las hamburguesas por ambos lados.
  6. Ponemos la hamburguesa entre dos panes con nuestros ingredientes favoritos: lechuga, tomate, guacamole casero, mango, champiñones, tomate seco…en fin, lo que queráis.

Con estas hamburguesas vais a quedar como unos auténticos cocinillas. Además sorprenderéis a vuestros colegas veganos que siempre os critican tanto con la comida XD.

Además, es una comida muy fácil de congelar y tirar de ella cuando lo necesitéis. Basta con hacer todas las hamburguesas, dejarlas enfriar y congelarlas. Lo que yo suelo hacer es ponerles un papel de horno por ambos lados de la hamburguesa para que no se peguen con las otras y así poder sacar sólo las que necesito.

También podéis jugar con los colores de este plato, yo en la imagen he utilizado el guacamole, no sólo porque me encanta sino porque le da un toque increíble y dejó flipado a más de uno en una cena.

Y dejando lo más importante para el final, es una forma estupenda de incorporar las verduras a nuestros platos favoritos. ¡Animaos a hacerlas, seguro que no os arrepentís!

Brownie de Berenjena

brownie de berenjena

¿Un brownie de berenjena? Pero ¿que diantres…? Os estaréis preguntando el por qué de estas mezclas, chocolate, berenjena, brownie, verduras…

Pues básicamente porque es original, os quedáis con todo el mundo, está delicioso, muy jugoso, es más sano que el brownie tradicional y tiene mogollón de chocolate.

¿Queréis más ventajas de este brownie de berenjena? Es apto para celiacos (ni un gramo de harina) e intolerantes a la lactosa (aquí el chocolate jugará un buen papel: cuanto más negro mejor).

¿Aún tenéis dudas? Os cuento cómo lo he hecho más abajo y veréis que además es tan fácil de hacer que la dificultad no os va a suponer ningún problema. Además, la imagen ayuda un montón…¿habéis visto que pintaza tiene?

brownie de berenjena

 

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer este delicioso brownie de berenjena?

  • 1 berenjena de unos 200 gramos más o menos.
  • Chocolate negro (cuanto más negro mejor, yo he usado 85%): 100 g.
  • 20 g de cacao puro desgrasado, yo utilizo el de Mercadona.
  • Almendra molida: 30 g. También podéis encontrarla en Mercadona.
  • 2 huevos medianos.
  • Miel: 70 g (a poder ser de la mejor calidad, aprovecho para agradecer a mi amiga Sonia la miel que me trajo de su tierra y que es una gozada).
  • 30 g de panela o azúcar moreno.
  • 1 cucharadita de levadura.
  • 1 cucharada de esencia de vainilla.
  • Nueces picadas (las que queráis, aquí va un poco al gusto).

Elaboración sencillísima

  1. Picamos el chocolate negro y lo derretimos a baja potencia en el microondas. Un truco para que no se os queme: vais abriendo cada 10 segundos y lo vais removiendo. Lo reservamos.
  2. Pinchamos la berenjena en varios puntos y en un plato, la cocemos en el microondas durante unos 8 minutos.
  3. Mientras tanto, en otro bol, mezclamos el chocolate negro fundido, el cacao, la almendra molida, los huevos previamente batidos, la miel, la panela y la esencia de vainilla. Hemos mezclado todo menos la berenjena, las nueces y la levadura.
  4. Cuando tengamos lista la berenjena, la abrimos por la mitad (a lo largo) y le vamos quitando la carne con un tenedor. Primero nos aseguramos de que está bien blandita y se puede desmenuzar bien. Aplastamos la carne de la berenjena con un tenedor y la añadimos a la mezcla anterior. Removemos bien.
  5. Por último añadimos añadimos la levadura y las nueces picadas.
  6. Pre calentamos el horno a 180ºC y forramos una bandeja con papel especial para el horno.
  7. Horneamos nuestro brownie durante 20-25 minutos y ¡listo!

¿A que este brownie de berenjena no tiene ningún misterio? No os hagáis los remolones y aprovechad esta receta para quitaros ese picorcito de dulce que tenéis de una forma más sana e incluyendo más verduras en vuestra dieta.

brownie de berenjena_2

Si queréis seguir investigando sobre brownies con verduras, os dejo otra receta de un delicioso brownie de calabacín.

¡Espero que os guste!

Galletas de avena, 3 formas deliciosas de prepararlas

¿Sois fans de las galletas de avena tipo Digestive? Si os gustan tanto como a mi, tengo una buena noticia para vosotros.  Me remonto a casi 3 años atrás, cuando colgué un post sobre cómo hacer las galletas de avena tipo digestive de una forma fácil y rápida. Ya sabéis que estas galletas son ricas en fibra, lo que favorece nuestro tránsito intestinal y mejora nuestra salud en general. Bien, pues la buena noticia es que he retomado ese post para hacer más galletas de este tipo pero con nuevos ingredientes, de forma que podáis utilizar la misma masa y variar sus ingredientes y tener varios tipos de galletas de avena.

galletas de avena

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer nuestras galletas de avena?

Para la masa de unas 10-12 galletas:

  • 2 huevos pequeños o 1 grande.
  • 100 g de mantequilla ablandada, yo la utilizo sin lactosa.
  • 100 g de copos de avena finos.
  • 80 g de azúcar moreno o panela. Yo prefiero usa éste último.
  • 120 g de harina integral.
  • 1 cdita de levadura.
  • 2 o 3 cdas de leche. Yo utilizo leche vegetal de soja.
  • 1 cdita de azúcar avainillado o de esencia de vainilla.
  • Una pizca de sal.

Estos serían los ingredientes para la masa básica de estas galletas, ahora veamos sus variantes:

Galletas de avena con pepitas de chocolate:

A la masa anterior, añadiremos un puñadito de pepitas de chocolate negro. A mi me encanta esta variante porque cuando tengo muchas ganas de comer algo dulce, la galleta de avena con pepitas de chocolate me sacia un montón.

galletas de avena_pepitas chocolate

Galletas de avena con frutos secos:

Cogemos los ingredientes de la masa base y le añadimos un puñado de nuestros frutos secos favoritos. A mi me gusta mezclar nueces, avellanas, almendras, anacardos… ¡¡no soy capaz de decidirme por uno sólo!! Por eso también compro los paquetes de frutos secos combinados crudos del Mercadona.

galletas de avena_frutos secos

Galletas de avena con miel y canela:

Añadimos dos cucharadas de miel y una pizca de canela a la masa base y tendremos unas deliciosas galletas de avena con miel y canela, ideales para quienes no les gusta complicarse mucho.

galletas avena_miel y canela

 

Elaboración:

  1. Metemos la mantequilla en el microondas a potencia baja, esto ultimo es muy importante o saltará la mantequilla y os llevaréis un buen susto. Añadimos los huevos (o el huevo, dependiendo del tamaño), los copos de avena, la panela, la harina, la levadura, la leche, la esencia de vainilla y la sal y lo removemos todo hasta obtener una masa homogénea.
  2. Decidimos qué ingrediente estrella le vamos a añadir. O si sois tan ansias como yo, dividid la masa en 3 porciones y hacer los 3 tipos XD. Recordad que si hacéis esto, utilizar una cucharada de miel en la tercera variante y no dos.
  3. Con nuestro ingrediente estrella incorporado y la masa bien amasada, ponemos un papel vegetal en la bandeja del horno y hacemos bolitas con la masa. El tamaño va un poco al gusto, a veces me apetecen galletitas y otras, galletones. Aplastamos un poco las bolitas con la mano para que las galletas sean planas.
  4. Precalentamos el horno a 180º y horneamos las galletas unos 15 minutos a la misma temperatura.
  5. Cuando las galletas estén un poco doradas las sacamos y las dejamos reposar unos 10 minutillos. Recordad eso que os decía vuestra madre que si os comíais los bollos calientes os iban a sentar mal al estómago. A mi aún no me ha pasado, pero me gusta que seáis precavidos 🙂

Me encanta hacer esta receta y tener un bote de galletas siempre a mano para desayunar o merendar. También las uso a veces para comer algo antes de hacer deporte, en ese caso procuro que sean las de frutos secos, así me aportan un poquito más de energía.

Un abrazo a tod@s.

galletas de avena con leche

Brownie de garbanzos

brownie de garbanzos

Hoy os traigo una alternativa muy sana para los amantes de los dulces: brownie de garbanzos. Pero no con harina de garbanzos, sino directamente con los garbanzos de bote. Es un dulce que está delicioso y es apto para celíacos e intolerantes a la lactosa.

brownie de garbanzos

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer este brownie de garbanzos?

  • Un bote de garbanzos cocidos (peso de 570 g y escurridos unos 400g).
  • Miel: 1/3 cup.
  • Mantequilla de cacahuete: 1/2 cup. Os animo a hacerla vosotros mismos con esta receta.
  • Chips de chocolate negro: al gusto, yo usé como 2 cups.
  • Levadura: 1/4 cdita.
  • Una pizca de sal.
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla.

Elaboración:

  1. En un bol echamos los garbanzos previamente escurridos y lavados. Añadimos la miel, la mantequilla de cacahuete, la vainilla, la sal y la levadura y batimos todo muy bien hasta que quede una mezcla homogénea. Yo lo hice con la batidora de vaso. Podéis usar la batidora de mano si queréis pero tardaréis un poco más.
  2. Añadimos los chips de chocolate a nuestra mezcla y removemos todo bien para que se repartan por toda la masa.
  3. Forramos una bandeja o una fuente con papel de horno y vertemos nuestra mezcla. La repartimos bien para que quede del mismo grosor en todas las partes.
  4. Precalentamos el horno a 180ºC y horneamos durante 20 minutos.
  5. Los sacamos y los dejamos enfriar durante unos 10 o 15 minutos y ¡listo!

Es un dulce que dura mucho ya que una porción pequeña sacia bastante así que podéis guardarlo en el frigorífico durante 3-4 días. Recordad cubrirlo con papel transparente o similar y tendréis un trozo listo y jugoso siempre que os apetezca.

Si queréis que el brownie sea entero de chocolate podéis añadir un par de cucharadas de cacao puro desgrasado a la masa. También podéis añadirle vuestros frutos secos favoritos.

¡Espero que os guste!