Cebolla roja encurtida y sus múltiples usos

Últimamente a cualquier restaurante que iba, la cebolla roja encurtida me perseguía en cada plato. Ya fuera un japonés, un peruano, un tailandés… con cada plato que pedía allí estaba, rosa, brillante y deliciosa. Así que no pude resistirme más y preparé un bote de cebolla roja encurtida para añadir sabor y un color precioso a mis platos, y como no, aquí os dejo la receta: ;).

 

Para un bote pequeño necesitaremos:

  • 1 cebolla roja.
  • El zumo de 1 limón.
  • 1 cdita. de aceite de oliva.
  • 1 pizca de sal.

La cantidad que os pongo arriba es como para una persona, si queréis hacer más, no tenéis más que multiplicar los ingredientes.

 

Elaboración:

  1. Cortamos la cebolla en juliana y la metemos en un recipiente con la sal y un chorrito de zumo de limón (podemos cortar 1/4 del limón y exprimirlo), lo mezclamos bien y dejamos reposar 10 minutos.
  2. Una vez pasados los 10 primeros minutos, cubrimos la cebolla con agua templada y dejamos reposar otros 10 minutos.
  3. Escurrimos bien el agua de la cebolla y añadimos el resto de zumo de limón y dejamos reposar unas 3 horas. Antes de servir, os recomiendo probarlas y ver si están a vuestro gusto de sal.

 

¿Y para qué podemos utilizar la cebolla roja encurtida? Pues la verdad que para bastantes platos, es un ingrediente que da mucho sabor y se utiliza en muchos tipos de cocina (como indicaba al inicio del post). Os dejo varios platos que he preparado con este ingrediente.

 

  1. Ensalada: fácil y sencilla. Le aporta un toque amargo y fresco.

 

2. Fajitas. crea un delicioso contraste con la carne y las especias de las fajitas.

 

3. Makis. Preparé unos makis de pollo rebozado, aguacate y zanahoria y quedaron deliciosos con la cebolla roja.

 

Espero que os guste 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *