¡ Viva la cocina oriental ! Makis de salmón, aguacate y Philadelphia.

shushi-1

Instruirse en el arte culinario japonés es más fácil de lo que pensamos. Hoy he hecho makis ya que es una de las piezas favoritas. Más adelante investigaré más sobre otras variedades de shushi y recetas japonesas.

A mi me salió una cantidad bastante grande de makis ( entre 30-40) pero podéis dividir la cantidad de arroz a la mitad si queréis algo menos.

Vamos a necesitar:
– Un vaso de arroz especial para shushi (podemos comprarlo en tiendas especializadas).
– láminas de alga especial para shushi.
– vinagre de arroz
– un paquete pequeño de salmón ahumado.
– 1 aguacate.
– 1 tarrina de queso Philadelphia.
– Soja
– Wasabi

Como utensilios, necesitaremos una esterilla especial para hacer shushi (es como un mantel individual de cocina pero hecho con palitos de madera, se puede comprar también en tiendas especializadas en comida oriental.

Primero echamos el vaso de arroz en la cacerola donde vaya a hervir y lo lavamos varias veces hasta que no suelte nada de almidón (restos blancos). Cuando este limpio echamos un vaso y medio de agua y lo ponemos a hervir a fuego medio-alto.

Una vez hervido lo dejamos reposar tapado con un trapo y lo metemos en la nevera.
Truquito: si preparamos el arroz el día antes de hacer los makis mejor que mejor. El arroz tiene que quedarse compacto y se debe trabajar frío, es más cómodo y nos aseguramos que el malo esta listo para comer.

Una vez frío el arroz, extendemos la esterilla, una lámina de alga y la cubrimos con una capa de arroz fina.
Echamos encima una cucharadita o dos de vinagre de arroz que le dará un sabor muy característico.

Cortamos en tiras el salmón, el Philadelphia y el aguacate lo intentamos cortar en tacos alargados y colocamos los 3 ingredientes juntos en el borde del preparado del arroz y alga, es decir lo más pegado a ti.
Entonces empezamos a enrollar el maki desde el principio hasta el final ayudándonos de la esterilla. Cuidado la esterilla no debe enrollarse junto con el preparado, debe ayudarnos a deslizar lo y compactarlo. Una vez preparado el rollo, nos mojamos los dedos en agua y sellamos la hoja de alga para que quede un cilindro bien cerrado.

Entonces pasamos por el agua un cuchillo bien afilado y cortamos los makis de unos 2 cm de grosor más o menos. Por cada rollo que hagamos nos pueden salir entre 8 y 10 makis.

Los podemos servir con salsa de soja mezclada con una gota de wasabi y ya los tenemos listos. Son ideales para un aperitivo y sorprender así a nuestros familiares y amigos 😉

shushi-2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *