Batido de manzana y canela

Ya sabéis que para beneficiarnos de todos los nutrientes de la fruta es mejor comerla siempre entera, pero de vez en cuando no me puedo resistir a hacer algún delicioso batido, smoothie o zumo. Por eso, el otro día anduve experimentando y hoy os traigo este delicioso batido de manzana y canela.

Este batido es ideal para tomar algo de fruta y quitarnos esas ganas de comer algo dulce ya que lo he endulzado con miel. La miel posee una gran cantidad de azúcar, pero menos que el azúcar moreno o el azúcar blanco. Además, tiene otro tipo de vitaminas y nutrientes que hace que sea una muy buena opción para endulzar nuestros postres y batidos.

batido de manzana y canela
batido de manzana y canela

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer el batido de manzana y canela?

Para una persona necesitamos los siguientes ingredientes:

  • 1/2 manzana. Yo he utilizado una manzana amarilla pero podéis usar la que más os guste.
  • Un vaso de leche, de la que prefiráis, yo he usado semidesnatada.
  • 1/2 cucharadita de canela.
  • 1 cucharadita de miel.

Si queréis hacer más raciones, sólo tenéis que multiplicar los ingredientes por el número de personas que seáis y listo.

Elaboración

Si disponéis de una batidora de vaso os va a resultar muy fácil elaborar este batido. Si no, tendremos que apañarnos con una de mano. No obstante, os cuento.

  1. Echamos en la batidora, o batimos a mano la manzana previamente troceada (así quien la tenga que batir a mano le costará menos) junto con la leche, la canela y la miel hasta que no queden grumos. Si sois muy golosos podemos añadir una bola de helado de vainilla ;).
  2. Decoramos con un poquito de canela o miel, depende del toque final que queráis darle. Tengo un truco infalible para decorar los batidos con ingredientes en forma de polvo como el cacao, la canela, el azúcar glass… y consiste en poner un poquito del ingrediente en un colador y darle unos suaves toques encima del batido. Así el ingrediente se reparte uniformemente y queda perfecto.

Y así de fácil es. Podéis hacerlo por la noche y guardarlo para la mañana siguiente o llevároslo al trabajo en un termo. Eso sí, una vez hecho es muy difícil resistirse a no probarlo inmediatamente.

Espero que os guste mucho y, ya sabéis, si tenéis nuevas ideas sobre batidos o zumos me encantaría recibirlas 🙂

Croquetas de espinacas y piñones

Últimamente he sentido una gran curiosidad por conocer la bechamel y sus secretos, cuál es la adecuada para cada plato, cómo sazonarla, y por supuesto, cómo queda mejor en las croquetas. Por eso, en esta receta de croquetas de espinacas y piñones he probado una nueva receta de bechamel diferente a la que solía hacer y la verdad que me ha encantado, se puede decir que vamos progresando en esto de la cocina :).

croquetas de espinacas y piñones
croquetas de espinacas y piñones

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer las croquetas de espinacas y piñones?

  • 50 g de mantequilla.
  • 50 g de harina.
  • 400 ml de leche.
  • Un puñado de espinacas cortadas en tiras finas.
  • 2 cucharadas de piñones partidos por la mitad.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Nuez moscada.
  • 2 huevos.
  • Pan rallado.
  • Aceite para freír las croquetas.

Elaboración

  1. Rehogamos las espinacas y los piñones hasta que las espinacas estén blanditas y reservamos.
  2. En una cazuela derretimos la mantequilla a fuego lento y añadimos la harina hasta que esté bien incorporada a la mantequilla.
  3. Echamos la leche previamente calentada a nuestra masa anterior y removemos todo muy bien hasta que se vaya haciendo una masa homogénea y sin grumos.
  4. Aderezamos con sal, pimienta y nuez moscada al gusto e incorporamos las espinacas y los piñones. Removemos todo bien hasta que la bechamel no se pegue en la cazuela.
  5. Extendemos la masa de las croquetas en un plato llano para que se enfríe antes y la dejamos reposar a temperatura ambiente.
  6. Una vez se haya templado, comprobamos con un pedazo de masa que podemos moldearla con las manos. Si no es así, la dejamos reposar un poco más. Yo suelo dejarla un par de horas máximo.
  7. Cuando ya esté lista cogemos porciones con una cuchara y hacemos la forma de la croqueta, la bañamos en huevo batido y la pasamos por el pan rallado. Y así con el resto de la masa de las croquetas.
  8. Por último, freíamos las croquetas en aceite y las dejamos reposar en un plato con una servilleta. La servilleta se impregnará del aceite sobrante de la croqueta y eso que nos quitamos de grasa.

Y sólo os puedo decir que las disfrutéis mucho. Si queréis ver más opciones de croquetas un poco más curiosas os sugiero esta receta de croquetas de setas o esta otra de croquetas de calabaza y canela con nueces.

¡Gracias por leerme!

Mug Cake de Kinder Bueno

El otro día probé este Mug Cake de Kinder Bueno y os tengo que decir que cada vez me pierden más los Mug Cakes. Si no habéis hecho nunca ninguno, os animo a probarlos.  Son tan fáciles, rápidos de hacer y tienen la proporción perfecta para una ración individual. Además, no hace falta ser muy cocinillas, la masa es muy parecida casi siempre y sólo tenéis que variar los ingredientes.

Y no me entretengo mucho más, voy a contaros como he hecho este Mug Cake de Kinder Bueno… si si, también podéis meterles dentro vuestra chocolatina favorita.

mug cake de kinder bueno
mug cake de kinder bueno

Ingredientes.

Para 1 Mug Cake necesitaremos:

  • 25g de mantequilla.
  • 1 huevo.
  • 3 cucharadas de harina.
  • 1 cucharadita de levadura.
  • 3 cucharadas de leche.
  • 1 cucharadita de vainilla. Yo uso la vainilla líquida del Mercadona, me gusta mucho porque le da un buen sabor sin ser pesada.
  • 2 barritas de Kinder Bueno.

¿Cómo preparamos nuestro Mug Cake de Kinder Bueno?

  1. Ponemos la mantequilla dentro de una taza y la derretimos en el microondas. Podemos probar a trocearla bien e ir abriendo el microondas de 15 en 15 segundos. Así nos aseguramos de que no salte.
  2. Añadimos el huevo, la vainilla y la leche y batimos bien.
  3. Incorporamos la harina y la levadura y mezclamos todo bien hasta que no queden grumos.
  4. Troceamos una barrita de Kinder Bueno y mezclamos con la masa anterior.
  5. Metemos la taza al microondas durante 2 minutos y veremos que el bizcocho de la taza sube y queda genial.
  6. Con la barrita que nos queda, decoramos el Mug Cake. Yo la he partido en dos y he hecho un pequeño agujero en el Mug Cake par insertarlas. también podemos batirlas con un poco de queso cremoso y hacer una deliciosa crema de Kinder Bueno para añadir como topping en el Mg Cake.

Y esto es todo, ¿fácil verdad? pues os dejo que seguro que estáis deseando preparar esta receta. Por cierto, si sois muy fans del Kinder bueno os recomiendo que probéis esta deliciosa receta. No os puedo desvelar nada. Tendréis que clicar en el enlace para averiguar de qué se trata.

Un abrazo muy fuerte a todos. ¡Espero que os guste!

Mousse de chocolate con 2 ingredientes

¿A quién no le gusta la mousse de chocolate? Es tan ligera, esponjosa y está tan buena que nadie se puede resistir. Además, seguro que a muchos de vosotros os encantaría hacerla en vuestra propia casa. Bien, os voy a dejar una receta muy pero que muy fácil y con la que no podréis fallar y tan sólo necesitaremos 2 ingredientes.

mousse de chocolate fácil
mousse de chocolate fácil

Ingredientes.

Para un par de raciones necesitaremos:

  • 2 huevos.
  • 50 g de vuestro chocolate favorito. Yo utilicé unas gotas de chocolate con caramelo.

 

¿Cómo hacemos esta mousse de chocolate tan sencilla?

  1. Lo primero que tenemos que hacer es coger los huevos y separar las claras de las yemas. Es muy sencillo, basta con cascar el huevo e ir escurriendo la clara en otro recipiente (podéis ponerlo justo debajo de vuestras manos), dejando siempre la yema dentro del caparazón. Las yemas las echaremos a otro recipiente diferente del que están claras.
  2. Batimos las claras a punto de nieve. Yo lo hago con unas varillas eléctricas y mi truco para saber que están perfectas es darle la vuelta al cuenco. Si no se resbalan es que están listas. Tened cuidado y esperad un poco a ver más o menos que están hechas. No le deis la vuelta al cuenco a la primera de cambio y se os vuelque todo (os lo digo porque yo casi cometo ese error una vez).
  3. Derretimos el chocolate. Ya sabéis que hay varias formas de hacerlo: al microondas, al baño maría… a mi esta última es la que más me gusta. En el microondas es muy cómodo pero puede que nos pasemos y se queme.
  4. Batimos las yemas con el chocolate derretido y las mezclamos bien.
  5. Incorporamos las claras montadas a punto de nieve a la mezcla de yemas y chocolate. Cuidado porque esto tiene su técnica. Hay que coger una cuchara o una paleta e ir incorporando poco a poco las claras con movimientos envolventes hasta que esté todo bien mezclado.
  6. Servimos la mezcla en unos tarros y lo dejamos enfriar unas 3-4 horas.

 

Y esto sería todo, ahora sólo queda disfrutarla :). Os animo a que la sirváis de postre en una cena o comida un poco más especial. Seguro que dejaréis sin palabras a vuestros invitados.

¡Un abrazo!

Bowl de melocotón y almendras, un desayuno ideal

Ya sabéis cuánto me gustan los bowls para el desayuno. Son súper completos, permiten mezclar varias texturas y sabores y son muy fáciles de preparar. Hoy os dejo uno de mis favoritos: Bowl para el desayuno de melocotón y almendras.

 

Ingredientes:

  • 1 yogurt griego.
  • 3 mitades de melocotón en su jugo.
  • 2 cdas. de avena.
  • almendras al gusto.

Elaboración:

  1. Batimos el yogurt griego con 2 mitades del melocotón hasta que no queden grumos y cuando esté listo lo ponemos en un bowl o cuenco.
  2. Añadimos la avena, la mitad del melocotón que nos quedaba (la podemos trocear un poco) y las almendras.

¿Rico y fácil verdad? Pues así tendremos un desayuno delicioso y muy completo.

 

Ensalada de mandarina y aguacate

Si queréis una comida ligera fácil de hacer y con mucho sabor aquí tenéis una de las ensaladas que más me gustan: ensalada de aguacate y mandarina.

 

Ingredientes:

  • Hojas de lechuga de las que más os gusten.
  • 1/2 aguacate.
  • 1 mandarina pequeña.
  • Aceite de oliva.
  • Vinagre de Módena.
  • Una pizca de sal.

 

Elaboración:

  1. A mi personalmente me gusta aliñar las hojas de lechuga y removerlas bien y luego poner el resto de los ingredientes. De esta forma no todo sabe a aceite y vinagre, pero esto es cosa mía.
  2. Cortamos el aguacate y la mandarina y añadimos a la lechuga.
  3. Disfrutarla por lo bien que lo hemos hecho 🙂

 

Bolitas de avena de limón y semillas de amapola

Para aquellos que son menos golosos y que les gustan los sabores más afrutados y aromáticos, os dejo esta versión de bolitas de avena o energy bites: de limón con semillas de amapola.

 

Ingredientes:

  • 1 taza de copos de avena.
  • 1/2 taza de mantequilla de cacahuete casera.
  • 2 cditas. de miel.
  • El zumo de medio limón.
  • La ralladura de medio limón.
  • 1 cda. de semillas de amapola.

 

Elaboración:

  1. Juntamos todos los ingredientes y removemos bien hasta que quede una masa homogénea y un poco pegajosa.
  2. Cogemos con una cuchara una porción de masa y hacemos una bola apretando muy bien para que quede muy compacta. Recordad, si hace calor,  podéis meter la masa en la nevera un par de horas y así estará más compacta y será más fácil de moldear.
  3. Conservamos las bolas en un tupper en la nevera.

¿Qué os parecen?

Bolitas de avena Red Velvet

Últimamente estoy intentando hacer nuevos aperitivos healthies para no estar repitiendo siempre lo mismo y como las bolitas de avena o energy bites me encantan, son súper prácticas y te dan mogollón de energía, he decidido buscar nuevos sabores. Ésta vez, un clásico que todos vosotros seguro que conocéis: Red Velvet.

 

Ingredientes:

  • 1 taza de copos de avena.
  • 1/2 taza de mantequilla de cacahuete.
  • 2 cditas. de miel.
  • 2 cditas. de emulsión Red Velvet.
  • 1/4 taza de pepitas de chocolate blanco.

Elaboración:

  1. Mezclamos todos los ingredientes hasta que quede una masa homogénea y un poco pegajosa. La emulsión Red Velvet tiene que impregnar bien todos los copos de avena.
  2. Con una cuchara cogemos porciones y hacemos bolitas hasta que queden muy compactas.
  3. Conservamos en la nevera. Yo suelo guardarlas en un tarro de cristal y voy cogiendo un par día a día.

No es por tirarme flores pero…¡están buenísimas!

 

Croquetas de calabaza y nueces

Si las croquetas de setas os gustaron, no esperéis a probar estas croquetas de calabaza.

Ingredientes:

  • 60 g de calabaza.
  • 1/2 litro de leche.
  • 75 g de harina.
  • 50 g de mantequilla.
  • 1 puñado de nueces picadas
  • 1/2 cdita. de Pumpkin Spice.
  • Sal.
  • 2 huevos.
  • Pan rallado.

Elaboración:

  • Lo primero que haremos será trocear la calabaza en trocitos muy pequeños. y cocerla. Podemos hacerla en el microondas. Ponemos la calabaza troceada en un plato y la cubrimos con papel film transparente. La cocemos durante 3-4 minutos. Podemos comprobar que está blandita pinchándola con un tenedor.
  • Ponemos a calentar en un cazo la mantequilla hasta que se derrita y añadimos la harina. Le damos unas vueltas hasta que esté un pelón dorada.
  • Añadimos la leche y empezamos a remover hasta que no queden grumos y nos quede una crema espesa.
  • Añadimos las nueces troceadas, el Pumpkin Spice, la sal y la calabaza cocida. Cuando la masa ya no se quede pegada a la cazuela, será el indicador para saber que está lista. Sacamos la masa y la ponemos en un plato llano para que se enfríe antes.
  • Cuando la masa esté fría, vamos cogiendo pequeñas bolitas y las vamos dando forma de croqueta, las pasamos por el huevo previamente batido y las empanamos una a una.
  • Freímos nuestras croquetas de calabaza en aceite hasta que estén bien doraditas.

¡Espero que os gusten! Podéis servir estas croquetas de calabaza con una ensalada o acompañarlas de un puré y ya tenéis la comida del día lista :).

Croquetas de setas

Las croquetas son un plato muy tradicional, ¿quién no ha comido unas buenas croquetas? o ¿quién no tiene la madre o la abuela que hace las mejores croquetas del mundo? Hoy os traigo unas deliciosas y socorridas, que te apañan cualquier comida, croquetas de setas. Mirad que buena pinta.

Éste es un plato que tiene su intríngulis y hay muchas formas diferentes de prepararlo. Las croquetas más tradicionales son de pollo, de jamón, de cocido… y luego las hay un poco más arriesgadas e innovadoras, como estas croquetas de setas.  No obstante, no hay mejor plato que el que sabemos que gusta a todos pero dándole un toque especial.

Ingredientes:

  • 100 g de setas troceadas.
  • 1 trocito de cebolla picada.
  • 1/2 litro de leche.
  • 75 g de harina.
  • 50 g de mantequilla.
  • Pimienta negra.
  • Sal.
  • 2 huevos.
  • Pan rallado.

¿Cómo preparar nuestras croquetas de setas?

  • Lo primero que haremos será freír la cebolla picada con las setas hasta que estén muy tiernas y las reservamos a un lado para hacer la bechamel.
  • Ponemos a calentar en un cazo la mantequilla hasta que se derrita y añadimos la harina. Le damos unas vueltas hasta que esté un pelón dorada.
  • Añadimos la leche y empezamos a remover hasta que no queden grumos y nos quede una crema espesa.
  • Añadimos un poco de pimienta, sal y el rehogado de setas. Cuando la masa ya no se quede pegada a la cazuela, será el indicador para saber que la masa está lista. Sacamos la masa y la ponemos en un plato para que se enfríe antes.
  • Cuando la masa esté fría, vamos cogiendo pequeñas bolitas y las vamos dando forma de croqueta, las pasamos por el huevo previamente batido y las empanamos una a una.
  • Freímos nuestras croquetas en aceite hasta que estén bien doraditas. A mi me gusta freírlas a fuego medio, así se quedan doradas y evitamos que se quemen.

 

Consejo: Os sugiero hacer una buena tanda de croquetas de setas y congelarlas para esos días en los que estamos un poco más vagos y queremos seguir comiendo bien.

Las croquetas combinadas con ingredientes un poco más especiales como las setas, pueden darle a nuestras cenas o comidas un toque gourmet que dejará impresionados a nuestros invitados ;).

Además, si queréis probar más combinaciones, os sugiero que veáis otros post como este.