Compota de manzana

La compota de manzana es un postre que al principio no es lo primero que elegirías de una carta de postres. Sin embargo, cuando veas lo fácil que es de hacer, lo rica que está y cómo se puede combinar, seguro que te pica el gusanillo. A mi abuela le encanta porque es súper fácil de comer y también puede ser una muy buena opción para los más peques de la casa. Pero por favor, no os quedéis solo con esos dos públicos y probadla vosotros también, seguro que os sorprende. no tenéis más que mirar la buena pinta que tiene ésta.

compota de manzana

 

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer nuestra compota de manzana?

Pues para hacer un bote mediano, yo suelo rellenar el típico bote de cristal de los garbanzos, necesitamos:

  • 5 manzanas amarillas.
  • 1 cdita. de miel o si la queréis 0% azúcar, podéis prescindir de todo tipo de endulzante.
  • Una cdita. de zumo de limón.
  • 1/2 cdita. de canela molida.

Elaboración:

  1. Lo primero que haremos será pelar y trocear las manzanas.
  2. En un cazo, echamos los trozos de manzanas y las cubrimos con agua.
  3. Cuando empiece a hervir, echamos la canela, el limón y la miel y removemos bien hasta disolver todo.
  4. Después de unos 10-15 minutos, pinchamos la manzana y si está blandita la retiramos del fuego.
  5. Vamos a retirar el exceso de agua y nos vamos a quedar con la manzana y muy poquita agua, (1/3 de taza está bien).
  6. Trituramos la manzana ya blandita con las especias y ese poquito de agua que hemos dejado y ya podemos envasarla.

A mi me encanta acompañarla con un yogurt griego y algunas nueces. Ponemos en un cuenco un yogurt griego como base, luego la compota un poquito caliente y como topping las nueces. El contraste de ingredientes fríos y calientes y amargos (como el yogurt) y dulce está muy, pero que mu bueno.

Y esto es todo, espero que os animéis a probarla y que os guste mucho.

¡Un abrazo!