Tarta de queso vegana

Para todos los amantes de la tarta de queso a los que os sientan mal los lácteos hoy os traigo una tarta de queso vegana. Sin queso y sin lactosa.

Pero, ¿una tarta de queso sin queso? ¿Qué es eso? Muchos seréis muy escépticos con esta receta porque simular el sabor del queso suave de la tarta de queso es algo muy complicado, pero os animo a probarla, está realmente deliciosa.

tarta de queso vegana

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer esta Tarta de Queso Vegana?

Para la base:

  • Dátiles: 150g.
  • Almendras crudas (mejor sin piel): 200g.
  • Miel: 2 cucharadas.

El relleno:

  • Anacardos: 250g.
  • Leche de coco: 200g. Yo la compro en Mercadona. Es importante que tenga un alto porcentaje de materia grasa (esta tiene entre 17-19%).
  • Agua de coco: 100g (la sacamos de la lata de leche de coco).
  • Miel: 40 g.
  • Aceite de coco: 50 ml (también utilizo el de Mercadona).
  • Esencia de vainilla: 1 cda.
  • Zumo de lima o limón: 2 cditas.

La cobertura:

  • Yo he usado Dulce de Leche  pero en lugar de leche corriente utilizo de arroz y coco, de arroz o de soja. Pueden variar un poco el sabor pero sigue estando muy rico.  También podéis utilizar mermeladas, frutas, etc.

Pre-Elaboración:

  • Antes de ponernos a hacer la tarta, tenemos que dejar en remojo los anacardos toda la noche anterior. Basta con ponerlos en un plato hondo y cubrirlos con agua.
  • La leche de coco también deberá estar refrigerada, un mínimo de 24 horas antes de usarse.
  • Hidratamos los dátiles cubriéndolos con agua durante 30 minutos antes para que se ablanden.

Elaboración:

  1. Forramos el interior del molde que usaremos para la tarta con papel de horno, tanto la base como los laterales.
  2. Preparamos la base de la tarta de la siguiente forma: cogemos los dátiles previamente puestos en remojo y les quitamos el hueso. Los mezclamos en la trituradora o batidora con las almendras y las dos cucharadas de miel hasta que quede una pasta pegajosa. Cogemos la pasta y la ponemos en la base del molde y aplastamos bien. Dejamos enfriar en el congelador mientras hacemos el resto.
  3. Para el relleno: escurrimos los anacardos y los metemos en la trituradora o batidora.
  4. Abrimos la lata de la leche de coco y veréis que hay dos partes: una muy blanca (crema de coco) y espesa y otra más traslúcida (agua de coco), separamos el agua de coco en otro recipiente y echamos los 200 g de crema de coco junto con los anacardos.
  5. Añadimos a la crema de coco y los anacardos la miel, el aceite de coco previamente derretido, la vainilla, el zumo de limón y el agua de coco.
  6. Batimos todo muy bien hasta que quede una mezcla cremosa y sin grumos.
  7. Vertemos la mezcla en el molde que tenemos enfriando en el congelador con la base de la tarta, repartiendo bien la masa para que quede igual y uniforme, que no haya una parte con más masa que otra. Lo cubrimos con papel film y lo seguimos enfriando en el congelador durante 1 hora.
  8. Sacamos la tarta del congelador y vertemos encima la cobertura que queramos: dulce de leche (recordad que aquí he modificado la receta con leche de arroz y coco o de soja), mermeladas, etc.
  9. Dejamos enfriar la tarta en el congelador durante 5 horas más.

Antes de consumir, sacar la tarta una media hora antes, así tendrá una buena consistencia para consumirla.

Parece que tiene mucha elaboración pero realmente es más sencilla de lo que parece, además, está tan rica que merece la pena echar unas horitas en la cocina 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *