Empanadillas de pollo al curry

Hoy os traigo un recetón: unas increíbles empanadillas de pollo al curry que os van a encantar. Vamos a hacer desde la masa al relleno. Además, las haremos al horno para evitar la fritanga y utilizaremos ingredientes saludables para que sean ya muy muy top.

Si os pongo en aviso que es una receta que nos va a llevar un tiempo, así que si tenéis una mañana o tarde en la que os apetezca distraeros, relajaros y disfrutar en la cocina, esta receta es la indicada… y la recompensa es absolutamente deliciosa, ¡no se puede pedir más, mirad que pintaza!

empanadillas de pollo al curry 2

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer nuestras empanadillas de pollo al curry?

Para la masa:

Salen unas 25 unidades más o menos, depende de lo grande o pequeñas que las hagáis.

  • 300 g de harina integral o de espelta.
  • 7 g de levadura seca de pan, yo la compro en Mercadona.
  • 100 ml de agua templada.
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • 1/2 cdita. de sal.
  • 1 huevo.
  • Sésamo o semillas para espolvorear, le da un toque muy chulo.

Para el relleno:

  • 3 contramuslos de pollo previamente deshuesados y sin piel.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 zanahoria.
  • Un diente de ajo pequeño.
  • 200 ml de leche de coco.
  • Sal.
  • Pasta de curry rojo o si no tenéis, podéis utilizar la típica especia de curry en polvo: 1 cda.
  • Un trozo de jengibre, de unos 4 cm de largo.
  • La piel de un limón o de una lima.
  • Cilantro fresco.

¡Hagamos estas empanadillas de pollo al curry, manos a la obra!

Primero vamos con la masa:

  1. Lo primero que haremos será mezclar muy bien el agua y la levadura.
  2. Después juntamos el resto de ingredientes y amasamos muy bien hasta que quede una masa homogénea. No os preocupéis si os cuesta un poco, la masa se quedará un poco dura pero confiad en mí, sale buenísima.
  3. Dejamos reposar la masa 1 hora en un cuenco con un trapo encima.
  4. Una vez pasado ese tiempo, sacamos la masa, la estiramos muy muy bien y la dejamos bastante fina (de unos 3 mm mas o menos).
  5. Cortamos la masa en círculos (yo me ayudo de un vaso, si, así soy… tengo un millón de cortadores de galletas pero ninguno circular).
  6. Podéis ir aprovechando los restos de masa que van quedando, solo hay que juntarlos, hacer una bola y alisar y cortar de nuevo.

Ahora, ¡a por el relleno!

  1. Picamos la cebolla, la zanahoria, el ajo y lo pochamos todo bien a fuego medio con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.
  2. En otra sartén, marcamos bien el pollo para asegurarnos de que no se queda crudo y lo sacamos.
  3. En la sartén en la que hemos marcado el pollo, echamos la pasta de curry rojo y le damos un par de vueltas y seguido echamos la leche de coco y removemos para que se integre todo muy bien.
  4. A la mezcla anterior añadimos las verduras, el pollo, la piel del limón, el jengibre cortado en trozos grandes y el cilantro. Lo dejamos cocinar unos 30 minutos a fuego medio.
  5. Pasado este tiempo apagamos el fuego, sacamos la piel del limón, el jengibre y el cilantro y picamos muy bien el pollo. Removemos bien para que quede una masa con todo bien integrado y dejamos enfriar.

Ahora viene lo mejor, montar nuestras empanadillas de pollo al curry

  1. Extendemos una oblea de las empanadillas, ponemos una cucharadita del relleno y cerramos bien. Podemos utilizar la técnica del tenedor o a pellizcos (esto he visto hacerlo y queda muy bien pero yo soy negada) y haremos tantas como obleas y relleno tengamos. Os recomiendo probar la cantidad de relleno que usar para que no queden muy secas ni tampoco estén tan llenas que se abran.
  2. Ponemos las empanadillas encima de un papel de horno, batimos un huevo y pintamos las empanadillas.
  3. Decoramos con semillas o sésamo.
  4. Horneamos 12 minutos a 180ºC. Veréis que están doraditas quedan. Dejamos enfriar en una rejilla y servimos.
empanadillas de pollo al curry

Os voy a dar un truco que a mi me viene genial. Yo hago las empanadillas y horneo las que me voy a comer en el día o en un par de días máximo, con esta masa se conservan genial (como mas tipo pan) y no se quedan chiclosas.

Pero si queréis guardarlas mas tiempo, os aconsejo que las guardéis sin hornear en un tupper y las metáis en el congelador. Cuando queráis comerlas de nuevo, solo tenéis que descongelarlas la noche antes y hornearlas y ¡listo!

Espero que os encante la receta y os animo a hacerla, salen brutales, duran mucho, puedes congelarlas… ¡son todo ventajas!

Y si queréis probar con otro tipo de empanadillas pero dulces, os dejo esta otra receta de empanadillas dulces rellenas de frambuesas y arándanos.

¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *